Archivo de etiquetas| pensamientos de Dios

Los pensamientos que Dios tiene para ti

Imagen cortesía de: paperblog.com. Todos los derechos reservados

La palabra de Dios nos enseña que los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos, es por eso que cuando nos encontramos en momentos de dificultad, sentimos que nuestra vida se termina y no hay quien nos ayude y aliente. Al parecer el mundo se derrumba y no encontramos salida, en ese instante que creemos que todo se acabo. Sin embargo, Dios promete en su palabra que nos dará la victoria.

Líder que nos alienta

La mayoría de las veces hay un líder que nos alienta y nos motiva a seguir adelante.Sin embargo cuesta mucho entender cuál es el propósito que Dios tiene para nosotros, conocer su plan para y su voluntad, a veces no resulta difícil entender.

Dios tiene pensamientos de bien y no de mal para ti

La buena noticia es que Dios también actúa como ese líder que conoce el futuro y sus planes para nosotros, los cuales son buenos y están llenos de esperanza, nos habla en su palabra: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis” Jeremías 29:11

Dios brinda una esperanza ilimitada

Mientras el Dios que conoce el futuro nos proporcione nuestra agenda y vaya con nosotros cuando realizamos su misión, tendremos esperanza ilimitada. Lo cual no significa que no tendremos dolor, problemas ni sufrimiento, sino que Dios nos ayudará a llegar a un final glorioso

Dios no se olvida de ti

Recordemos que Dios no se olvidó de su pueblo, aun cuando estaba cautivo en Babilonia planeó darles un nuevo comienzo con el propósito de convertirlos en nuevas personas. Tal vez cuando te encuentras en profundos problemas, parezca que Dios se ha olvidado de ti, pero ten en cuenta que te está preparando como lo hizo con el pueblo de Judá, para un nuevo comienzo con Él en el centro de su vida.

No te olvides que no estás solo, Dios pelea por ti, Él está esperando que te acerques a Él y puedas clamarle. Dios es capaz de convertir tu problema en bendición y tu oscuridad en luz. Sigue Jesucristo y aférrate a su Palabra.
¡Bendiciones!